El paciente diabético debe ser manejado por un equipo multidisciplinario | Visión Salud
Cargando ...

El paciente con Diabetes necesita al mejor especialista en diabetes

A diario decenas de pacientes son diagnosticados con Diabetes, muchos de ellos en centros rurales o en el contexto urbano con déficits de especialistas en el manejo de patologías metabólicas tan complicadas como la Diabetes Mellitus; ante esta situación muchos acuden a médicos generales, médicos alternativos y otra serie de especialistas cuya formación no está orientada para manejar la Diabetes ni mucho menos sus complicaciones.

Si bien lo deseable es que cada paciente diabético sea manejado por un Endocrinólogo o un Diabetólogo no es menos cierto que no existen suficientes especialistas en esas disciplinas como para atender el creciente número de pacientes con diabetes, resta entonces buscar alternativas útiles y conformar equipos de trabajo multidisciplinarios que permitan un control efectivo de la enfermedad y un adecuado manejo de los pacientes a fin de evitar complicaciones y muertes por diabetes.

El tratamiento de la diabetes requiere de múltiples especialistas que aborden distintas áreas de la medicinaEl primer médico especialista de la lista de los nominado a ejercer este papel son los Médicos Internistas; su formación amplia dirigida hacia la patología médica del adulto les permite un abordaje integral del paciente con diabetes buscando controlar todas las aristas de la enfermedad, detectando complicaciones de manera temprana y derivando a los especialistas del caso para que le apoyen en el tratamiento de las enfermedades asociadas o derivadas de la diabetes que pueda desarrollar el paciente.

El segundo especialista es el Médico Nutrólogo o el Licenciado en Nutrición ya que un buen número de casos logran un adecuado control metabólico nada más introduciendo cambios en la dieta y el estilo de vida; así el paciente con Resistencia a la Insulina o con Diabetes con glicemias que no superan los 150 mg/dl podrían llegar a un control metabólico completo sólo en base a dieta y ejercicio aeróbico, en algunos casos apoyándose con un toque farmacológico mínimo de hipoglicemiantes orales.

La tercera especialidad en la lista es la Enfermera especializada en Cuidado de la Diabetes, si bien su competencia no es el diagnóstico de la enfermedad ni la detección de las complicaciones su función cercana al paciente le permite controlar muy de cerca los niveles de glicemia, comprobar que los pacientes cumplan adecuadamente el tratamiento para la diabetes y supervise la asistencia a las citas planificadas para las distintas especialidades; en áreas rurales o remotas la enfermera especialista en diabetes es el eslabón de enlace más fuerte entre el paciente y los centros de tratamiento especializado.

Los médicos generales también pueden participar en la cadena de manejo, sobre todo en sitios remotos o de choque donde la consulta especializada es escasa o no existe; en estos casos el médico debe prepararse para el manejo básico de la diabetes y sobre todo el adecuado abordaje de las emergencias relacionadas con estados de hiper o hipoglicemia dado que estas condiciones comprometen seriamente la vida del paciente y deben ser resueltas con celeridad.

Resulta pues evidente que el manejo de la diabetes debe adecuarse al paciente y a su entorno, lo que no se justifica es que bajo cualquier pretexto un paciente diabético no reciba tratamiento; es fundamental que tanto el paciente como los familiares estén conscientes de la importancia del control metabólico y acudan a las distintas instancias para control de la enfermedad; en este sentido la comunicación vertical y el trabajo multidisciplinario son clave para lograr que cada paciente logre un control metabólico óptimo.

El abordaje inicial puede realizarse en centro de complejidad intermedia donde el médico internista tamiza los pacientes derivando a los centros más grandes y especializados sólo aquellos casos de elevada complejidad que requieren intervenciones diagnósticas y terapéuticas muy especializadas, el resto de los pacientes pueden ser manejadas en los niveles de atención intermedia por Medicina Interna apoyándose para el control y seguimiento con los especialistas en nutrición; así mismo el control diario, evolución y supervisión de tratamiento pueden ser realizados en los niveles básicos de atención por equipos de médicos generales bien entrenados y enfermeras especialistas en la enfermedad.

Solo con un compromiso real de los pacientes, sus familiares y los equipos de salud podremos hacer frente a esta enfermedad que año a año deja cientos de miles de personas incapacitadas y da cuenta de un buen número de muertes prematuras totalmente prevenibles con los cuidados adecuados.