Sedentarismo, un factor de riesgo ocupacional poco considerado | Visión Salud
Felices Fiestas!
Cargando ...

Estar sentados durante la jornada laboral puede poner en riesgo nuestra vida

Los riesgos ocupacionales son una condición inherente a todo trabajo y una realidad que cada empresa y trabajador debe asumir como propia en aras de crear las estrategias necesarias para minimizar al máximo la exposición y evitar tanto como sea posible situaciones que comprometan la vida y la salud de los trabajadores.

Al hablar de riesgo ocupacional suelen venir a la memoria trabajos que a todas las luces son peligrosos como la minería, manejo de explosivos o sustancias tóxicas, búsqueda y rescate (bomberos) y en los casos más extremos cuerpos seguridad (militares y policías) que desempeñan labores donde ciertamente la vida está en juego minuto a minuto, sin embargo el resto de las ocupaciones no están exentas de riesgos y, aunque no nos percatemos, lo que hacemos día a día puede generar una situaciónEn los trabajos de oficina el sedentarismo es un factor de riesgo ocupacional importante que genere daños irreversibles a nuestra salud y calidad de vida.

Una de las situaciones más comunes y menos detectadas de riesgo laboral es el sedentarismo; aunque parece paradójico hablar de sedentarismo en el trabajo (se supone que estamos realizando una actividad), la realidad es que en el mundo moderno más de la mitad de los puestos de trabajo son desde estaciones fijas en oficinas con poco o ningún movimiento para lograr cumplir con las funciones asignadas; así un trabajo considerado de riesgo mínimo por la Organización Internacional del Trabajo) como lo es el trabajo de oficina puede poner en riesgo nuestra salud en el largo plazo a consecuencia de la falta de movilidad que a la postre generará sobrepeso, hipertensión y un sin fin de problemas que mermarán la calidad de vida e incluso pondrán en riesgo nuestra existencia.

Para prevenir esto es fundamental incluir el movimiento en nuestras rutinas diarias tanto dentro como fuera de la oficina; el uso de las escaleras, el llevar personalmente documentos en lugar de usar el servicio de mensajería; caminar para hacer diligencias en la calle (bancos, trámites, etc) en lugar de usar transporte automotor son sólo algunas de las estrategias que podemos implementar (tanto las empresas como los particulares) para evitar que el sedentarismo se convierta en un factor de riesgo ergonómico dentro de nuestras oficinas.