Tratamiento del Bocio Multinodular - Visión Salud - Caracas - Venezuela | Visión Salud
Cargando ...

Tratamiento del Bocio Multinodular

El Bocio Multinodular es una patología bastante frecuente de la glándula Tiroides caracterizada por un crecimiento difuso de la misma con cambios en el patrón normal del tejido tiroideo; el bocio multinodular puede o no estar asociado a alteraciones en el funcionamiento de la glándula (hipertiroidismo o hipotiroidismo), no es doloroso y en general se trata de una condición benigna sin embargo al ser una masa visible en la región anterior del cuello los pacientes suelen estar muy angustiados antes del diagnóstico.

Para confirmar si el crecimiento de la tiroides es por un Bocio Multinodular el estudio a realizar es el Ultrasonido Tiroideo, esta evaluación no invasiva, fácil de realizar y muy precisa permite al médico establecer con mucha certeza el tamaño de la glándula tiroides así como la arquitectura del tejido que la compone, así mismo permite determinar si existen nódulos u otras alteraciones asociadas al bocio multinodular.

Una vez que se ha estudiado bien y se tiene el diagnóstico definitivo de bocio multinodular llega la pregunta obligada: ¿cómo se trata el bocio multinodular? …  no hay una respuesta única a esta pregunta ya que el tratamiento y seguimiento del bocio multinodular varían de paciente a paciente y Bocio Multinodularde condición a condición sin embargo es posible dar unos lineamientos básicos sobre las decisiones terapéuticas en bocio multinodular.

En inicio el bocio multinodular per sé no requiere un tratamiento específico, es decir, no existe un fármaco que permita inhibir el crecimiento de la glándula tiroides cuando está se encuentra afectada por bocio multinodular, en este sentido el paciente recibirá tratamiento para tratar condiciones asociadas como hipertiroidismo o hipotirodismo, en el primer caso el paciente puede presentar bocio multinodular con una glándula que produce más hormona tiroidea de lo normal por lo cual recibirá fármarcos que ayuden a controlar esta situación, en el segundo caso el paciente con bocio multinodular presenta una producción insuficiente de hormona tiroidea por lo que será necesario su administración por vía oral; de ambas situaciones el hipotiroidismo es la más frecuente aunque más o menos la mitad de los pacientes con bocio multinodular pueden presentarse con pruebas tiroideas dentro del límite de lo normal; si este fuera el caso el control anual mediante ultrasonido tiroideo es la conducta más aceptada.

En este punto quizás alguien se pregunte ¿se opera el bocio multinodular?, la respuesta es si pero deben existir indicaciones claras para ello, si bien cualquier paciente con esta condición podría ser Ultrasonido en el Bocio Multinodularllevado a cirugía lo habitual es que exista una indicación formal de cirugía, a saber:

1- Crecimiento rápido
Cuando el bocio multinodular se desarrolla en pocas semanas o meses incrementando su tamaño a una tasa mayor de lo habitual se debe realizar cirugía.

2- Compresión de estructuras adyacentes
Dado que la Tiroides se localiza en el cuello, en un área donde existen muchos elementos anatómicos delicados es posible que un bocio multinodular muy grande pueda generar compresión de la tráquea u otras estructuras anatómicas; cuando esto ocurre debe realizarse la intervención quirúrgica ya que la compresión de elementos como la vía aérea ponen en riesgo la vida del paciente.

3- Sospecha de Enfermead Maligna
Existen signos de alerta en el ultrasonido que permiten sospechar la coexistencia de una enfermedad maligna en el contexto de un bocio multinodular, cuando esto ocurre normalmente se realiza una punción aspiración con aguja fina (PAAF de Tiroides) para determinar la naturaleza de las células en el área sospechosa, cuando la punción da positivo para malignidad es menester realizar la cirugía.

4- Bocio Multinodular muy visible o deformante
Puede parecer trivial pero la glándula tiroides puede crecer tanto que llega a deformar la superficie de la piel del cuello y desfigurar el contorno del cuello de los pacientes, en estos casos aún cuando no exista sospecha de malignidad ni compresión de estructuras vecinas la tiroidectomía está plenamente justificada por razones de imagen.

Resulta pues fundamental el estudio clínico, por imágenes y bioquímico de la tiroides para determinar el mejor tratamiento para el bocio multinodular, lo habitual serán tratamientos conservadores con seguimiento a largo plazo para determinar si en algún momento es necesario realizar algún tipo de intervención quirúrgica.