ABC del cuidado de la Piel | Visión Salud
Felices Fiestas!
Cargando ...

ABC del cuidado de la Piel

A diario nos vemos bombardeados por toneladas de publicidad que nos indican que debemos usar cremas emolientes, hidratantes, nutritivas con vitaminas y demás elementos para cuidar la piel; luego al estar frente a un anaquel de cremas encontramos una inmensa variedad de estas que dicen hacer y tener algún efecto beneficioso.

Esta situación es cotidiana y la verdad sólo favorece a las marcas que pueden hacer un mayor gasto en publicidad, lo peor es que en muchas ocasiones esta publicidad es engañosa y los productos publicitados realmente no hacen lo que se indica en la publicidad.

Para orientar a todos los pacientes e interesados aquí algunos consejos útiles en el cuidado de la piel:

1. Limpieza con Agua y Jabón: La limpieza de la piel, especialmente de la cara, debe ser diaria empleando agua y jabón neutro (tratar que el pH del jabón esté en el rango de 6,5 ó ligeramente ácido a 7,5 ó ligeramente alcalino)

2- Emplear Jabón de Tocador para la Limpieza de la Piel: Es una práctica muy difundida el uso de jabón “panela” o jabón para la ropa en el aseo de la piel; esta práctica puede resultar contraproducente dado que son jabones con alta alcalinidad que pueden llegar a destruir la capa córnea de la piel, se debe emplear siempre jabón de tocador en la medida de lo posible sin aromas y con pH neutro

3. No dormir con maquillaje: Si bien una o dos veces por agotamiento se duerme con el maquillaje sin que esto haga mella en la calidad de la piel, el hábito de hacerlo puede llevar a envejecimiento prematuro de la piel de la cara esto debido a que el maquillaje crea una capa que evita que el sudor, sebo y demás componentes generados por las glándulas de la piel se esparza sobre esta y cumpla con su función fisiológica de lubricar y alimentar las distintas capas de la piel; antes de ir a dormir procurar siempre usar una loción desmaquillante apropiada, agua y jabón neutro para concluir con una crema hidratante.

4. Protegerse del sol: Aunque no vayamos a la playa nuestra piel, especialmente la de la cara, está expuesta al sol cada vez que salimos a la calle, si pasamos mucho tiempo en espacios abiertos no es mala idea usar bloqueador solar a diario para proteger la piel de los efectos nocivos de los rayos UVB.

5. Evita el cigarrillo y tabaco: No es un secreto, el humo del cigarrillo está lleno de sustancias tóxicas y oxidantes que una vez que entran en el organismo destruyen todo cuanto consiguen a su paso de este efecto no está exenta la piel, particularmente la del rostro, que recibe el efecto del

Cuidados de la Piel, Crema Hidratante

humo del cigarrillo por dos vías: el contacto directo del humo con la piel y los tóxicos que le llegan por la sangre.


a) Cremas Humectantes:
6. Usa Cremas adecuadas para su piel: Las cremas son el aliado perfecto para la piel, la protegen, la ayudan a regenerarse y le dan elasticidad sin embargo ¡cuidado! no todas las cremas son iguales ni sirven para lo mismo, aquí una pequeña guía:

Son aquellos compuestos diseñados para APORTAR humedad a la piel, entre sus componentes se encuentra la glicerina o algún elemento similar, es recomendable usarlas cuando la piel ha estado expuesta a situaciones de calor y humedad que aumentan su pérdida natural de agua; también son recomendables para pieles secas.

b) Cremas Hidratantes-Emolientes:
Están diseñadas para ablandar los estratos córneos engrosados permitiendo su descamación (la acumulación de células muertas resta lozanía a la piel), así mismo generan una capa que impide que la humedad natural de la piel se “escape” al medio ambiente, entre sus componentes se encuentran la urea (emoliente) y algún elemento como la vaselina que forma la capa de protección. Este tipo de crema debe utilizarse para el acondicionamiento diario de la piel, especialmente en áreas de roce donde el estrato córneo tiende a engrosarse.

c) Cremas Exfoliantes:
Con una combinación de elementos hidratantes y abrasivos (avena, polvo de piedra pómez) estas cremas se utilizan para “lijar” las capas más superficiales de la piel liberándola de células muertas por lo que aumenta su lozanía y flexibilidad; deben usarse con cuidado para no eliminar más células de las necesarias, así mismo su uso debe planificarse para una o dos veces por semana, si se emplean en exceso pueden dañar la piel.

7. No creas en publicidades engañosas ni mitos: Muchas veces actuamos por lo que nos cuentan otras personas “mitos” o por lo que vemos en la publicidad, en el mejor de los casos las consecuencias son pérdida de tiempo y dinero pero en otros puede haber daños irreversibles a la piel.

Cuidados de la Piel, Crema HumectanteEntre las creencias más frecuentes se encuentra que el uso de cremas con colágeno ayuda a restituir la lozanía de la piel; lo cierto es que el colágeno es una proteína Muy Grande y pesada que no es capaz de ser absorbida a través del estrato córneo para llegar a la dermis y subdermis (donde se localiza normalmente) por lo que su aplicación tópica es inútil para restaurar la lozanía de la piel.

Otro mito frecuente es la aplicación de mascarillas de diversos componentes como clara de huevo y miel, una vez más nos encontramos con elementos cuyas moléculas son muy grandes y pesadas para poder pasar la piel y nutrirla eficazmente.

8. Ante cualquier enfermedad de la piel acude al dermatólogo: Por triviales que puedan parecer las enfermedades de la piel pueden convertirse en problemas serios que restan calidad de vida, belleza e incluso años de vida a los pacientes; ante cualquier lesión de piel NO se automedique, tampoco la subestime, consulte con el dermatólogo que es el especialista adecuado para orientarle en cuanto a diagnóstico y tratamiento adecuados.

Recordemos que las enfermedades de la piel se parecen mucho unas a otras por lo que sólo el ojo entrenado y la experiencia de un especialista en el área nos ayudarán a llegar a un diagnóstico preciso.

Finalmente y como medidas generales el ejercicio, la alimentación balancead y 7 a 8 horas de sueño reparador ayudarán a mantener nuestra piel sana, lozana y en las mejores condiciones posibles de acuerdo a nuestra edad; no existe solución mágica para el envejecimiento pero podemos hacer que nuestra piel tenga las mejores condiciones que nuestra edad permita.