Cirugía de la Hernia Inguinal empleando mallas de material protésico | Visión Salud
Cargando ...

La malla en el tratamiento de la hernia inguinal

La cirugía moderna de la hernia inguinal incluye como condición sine que non la colocación de una malla de material protésico bien sea en el orificio inguinal profundo (técnica de Gilbert), bien en la pared posterior del conducto inguinal (técnica de Lichstestein) o en ambos sitios (técnica de Rutkow y Robins); el objetivo de la malla lejos de servir de contención a la hernia, como muchos piensan, es servir de guía al tejido de cicatrización para que luego de un proceso de integración de la malla en el tejido de la cicatriz (proceso que dura aproximadamente 6 meses)  los defectos del canal inguinal queden sellados y reforzados.

La malla actúa por tanto como una guía para el tejido de cicatrización a la vez que ayuda a Malla de Polipropilenodistribuir de manera uniforme y sin tensión la presión intraabdominal sobre los distintos componentes del canal inguinal.

El éxito de esta técnica estriba en dos puntos claves, en primer lugar no se aproximan los tejidos involucrados en el defecto herniario, esto hace que la reparación esté libre de tensión lo que a su vez disminuye la isquemia del tejido con la consecuente optimización del proceso de cicatrización, por otra parte la malla colocada funciona como un “puente” o guía que ayudará al tejido de la cicatriz, compuesto principalmente por fibroblastos y colágeno, a rellenar y cubrir los defectos de la pared abdominal responsables de la hernia inguinal.

Las mallas empleadas en la cirugía de la hernia inguinal son muy variadas;  hace 20 años se empleaban de rutina mallas de polipropileno, material resistente a la tensión y no absorbible; era la elección lógica ya que en ese momento no se sabía que no era la malla sino la cicatriz resultante la que corregía la hernia; con el devenir del tiempo y el desarrollo de numerosos investigaciones que corroboraron que la malla servía de contención únicamente en las primeras semanas del postoperatorio hasta la maduración de la cicatriz, se iniciaron estudios con materiales mixtos (polipropileno y poliglactina) en distintas proporciones.Reparación de Hernia Inguinal con Malla

Esta combinación de materiales no absorbible y absorbible (poliglactina) permitiría reparar la hernia ofreciendo una malla que con el tiempo se iría degradando parcialmente dejando sólo un porcentaje del material original de la malla dentro del cuerpo; el objetivo era reducir los problemas, infrecuentes pero reales, del rechazo de la malla así como la no tan seria, pero si más común sensación de “acartonamiento” o cuerpo extraño en la región inguinal, producto de la presencia de la malla de polipropileno.

Los resultados con las malla compuestas fueron tan exitosos que hoy en día existen mallas hasta con 70% de material absorbible lo que deja una cantidad mínima de material residual en la herida.

Sin duda alguna las mallas marcaron un hito en la cirugía de la hernia inguinal, las técnicas sin tensión marcaron un antes y después de la cirugía de la hernia ofreciendo a los pacientes una opción más eficaz, menos dolorosa, con menores probabilidades de recidiva e incluso con una tasa más baja de complicaciones postoperatoriaspara la reparación e las hernias inguinales de todos los tipos.