Várices y Calambres, ¿mito o realidad? | Visión Salud
Felices Fiestas!
Cargando ...

¿Son los calambres causados por las várices?

Una queja común de pacientes con várices e insuficiencia venosa de los miembros inferiores es la aparición de calambres sin embargo la asociación real entre calambres y enfermedad varicosa es débil y poco común, entonces … ¿por qué los pacientes refieren tan seguido calambres asociados a venas varicosas?

Hay varias respuestas posibles a esa pregunta, la primera razón es que la insuficiencia venosa tiene alta prevalencia (es muy frecuente) llegando a afectar a un 30-40% de la población; con una cifra tan alta de pacientes enfermas de várices no es raro que exista un grupo que sufra de calambres por otra causa pero, al estar presentes las venas varicosas, el calambre es atribuido de manera errónea (por el paciente y muchas veces por su médico) a las venas enfermas.

Otra posible respuesta es que los pacientes describen como “calambre” al dolor opresivo y molesto que sienten en las piernas al final del día; si bien este síntoma es muy común en la insuficiencia venosa no
La asociación entre calambres y várices es infrecuentees un calambre verdadero el cual se caracteriza por ser una contracción involuntaria y dolorosa de un grupo muscular de la pierna (aunque pueden presentarse calambres en otras partes del cuerpo); en estos casos donde se describe como calambre lo que debería ser identificado como dolor es importante un interrogatorio detallado para poder determinar de que se trata en realidad.

Finalmente existe la posibilidad de que el paciente sufra del llamado “síndrome de las piernas inquietas” y confunda con calambres la incapacidad de mantener sus piernas tranquilas (aún cuando duerme); en estos casos una vez más el interrogatorio es fundamental para poder establecer la diferencia.

Recordemos que el calambre habitualmente se da por algún tipo de trastorno neuromuscular o del metabolismo de ciertas sustancias como el calcio y el potasio mientras que la enfermedad varicosa se caracteriza por un aumento de la presión venosa con alteración del retorno venoso; la fisiopatología de várices y calambres es muy diferente y si bien podrían tener puntos en común las posibilidades de que coexistan debido a una misma causa es más bien remota.

En todo paciente con calambres, aún cuando existan várices, debe estudiarse detalladamente la fuerza muscular, los reflejos, la columna vertebral y los niveles de calcio y potasio en sangre; si se busca más allá de lo obvio en más del 90% de los casos se identificará la causa del calambre la cual, seguramente, no serán las várices.