Cuidado de los Ojos en el medio Laboral | Visión Salud
Felices Fiestas!
Cargando ...

Decálogo del Cuidado de los Ojos en el medio Laboral

Para toda persona en un medio laboral este decálogo del cuidado de los ojos permitirá preservar el órgano visual sano, libre de molestias, incomodidades o enfermedades atribuibles al medio laboral, para tal fin hacemos las siguientes recomendaciones:

1. Cumplir una adecuada higiene ocular
Es recomendable luego de lavado de las manos, pestañas y párpados, usar una solución oftálmica como limpiador ocular según la frecuencia recomendada por su médico. Además, en casos de piel grasa, uso de maquillaje, descamaciones o irritaciones o en los casos en los que el ambiente laboral lo amerite, también debe realizarse a diario una higiene intensiva de la zona ocular tal como lo indica el oftalmólogo.

2. Uso adecuado de medios de protección industrial laboral
Se hace indicaciones especiales en medios donde el riesgo laboral amerite uso de máscaras o lentes de protección industrial (talleres de carpintería, metalúrgicos, etc)

3. Emplear una correcta iluminación
Evitar estar sobre iluminado o en penumbra, o bajo un tipo de iluminación fluorescente. Verificar las recomendaciones de luz para cada ambiente laboral según se el caso. Igualmente respetando las distancias de trabajo necesarias para cada actividad visual.

4. Atención especial al tipo clima o ambiente laboral
Si se trata de ambiente laboral en interiores se recomienda mantener una temperatura ambiental entre 21 y 25 grados C° para evitar el síndrome de ojo seco. Así como Asegurarse buena ventilación en área laboral con fuentes naturales y/o artificiales bien dispuestas favoreciendo el medio laboral y evitando generar alteraciones o discomfortProtección Ocular en el Trabajo visual.

5. Evitar tocar los ojos y la cara con las manos sucias.
No es infrecuente que durante la actividad laboral nuestras manos se vean contaminadas por suciedad, polvo, solventes, restos de materiales de trabajo o cualquier otro elemento que podría ser nocivo si entrase en contacto con los ojos; de allí la importancia de evitar a toda costa que esto suceda por lo que NUNCA se deben tocar los ojos ni la cara con las manos contaminadas. Para lograr esto es pertinente el lavado regular de las manos, tantas veces como sea necesario a fin de mantenerlas lo más limpias posible, en especial a la hora del aseo personal y la alimentación, donde tanto los ojos como la vía respiratoria y digestiva son más vulnerables.

6. Realizar Descansos periódicos de fijación visual.
Se recomienda descansos de 5 a 10 minutos por cada hora que este frente a dispositivos tipo ordenador, smartphone, tablet, televisión, pantalla o medios electrónicos con emisión luminosa. Una exposición prolongada ante estos aparatos suele ocasionar fatiga ocular, conlleva a problemas visuales crónicos que afectan el adecuado desenvolvimiento laboral y de las actividades cotidianas.

7. Utilizar una corrección óptica adecuada
Toda persona con un problema refractivo u óptico, este debe emplear lentes que corrijan la condición óptica. En el caso de usuario de lentes de contacto, asegurarse de limpiar y desinfectar correctamente después de cada uso. Sin olvidar la importancias del uso de lentes de protección UV en todo momento de exposición solar, ya sea que use lentes convencionales o lentes de contacto.

8. Cumplir con una alimentación óptima
Tener una alimentación sana, rica en vitaminas A, E y C (antioxidantes) y ácidos grasos Omega-3 retardan el envejecimiento y contribuyen a proteger y prevenir condición de ojo seco.

9. Parpadear periódicamente
Normalmente, una persona parpadea en promedio de 15 a 20 veces por minuto. Esto se ve disminuido por la fijación visual en pantallas y dispositivos, por lo que se debe tomar conciencia en estas situaciones y parpadear periódicamente, además de evitar mantener los ojos excesivamente abiertos.

10. Acudir a Evaluaciones oftalmológicas periódicas
Permitirá determinar cualquier problema visual agudo o crónico sintomático o no que pueda presentar así como condiciones silenciosas crónicas y progresivas que puedan comprometer la visión a largo plazo.