La Escalera del Fitness | Visión Salud
Cargando ...

La Escalera del Fitness

En materia de perder peso y ponerse en forma pocas personas tienen paciencia y constancia, al verse al espejo ven varios kilos de más y una figura que no les agrada, al realizar algún ejercicio o esfuerzo físico notan que su desempeño es pobre pero olvidan que eso se debe a semanas, meses e incluso años de sedentarismo y abandono de prácticas de alimentación y ejercicio adecuados; llegado el momento toman la decisión de revertir esa situación y ponerse en forma sin embargo la mayoría consciente o inconscientemente espera lograr resultados casi de inmediato; luego de algunos días o pocas semanas esperan verse al espejo y ya no ver aquello que durante mucho tiempo se acumuló, flacidez y sobrepeso; al no ver resultados con la rapidez que se desea sobreviene la frustración y con ella el abandono del entrenamiento en más del 70% de los casos.

A fin de evitar esto debemos estar conscientes de la realidad: nuestro sobrepeso no llegó de la noche a la mañana y tampoco se irá en pocos días como por arte de magia; no existen máquinas maravillosas, fórmulas mágicas ni medicamentos milagrosos que en pocos días nos hagan tener una figura escultural y una condición física envidiable, por el contrario será necesario mucho esfuerzo, constancia y perseverancia para revertir esa indeseable estado fuera de forma y para lograrlo el primer enemigo a vencer es la frustración.

Para mantener alejado a este indeseable invitado debemos subir un paso a la vez en la escalera del Fitness, si damos un paso a la vez cada etapa será un logro y los logros mantienen a raya a la frustración; no será necesario ver el objetivo final (que tomará semanas e incluso meses) para mantenernos optimistas y entusiasmados con nuestro plan de acondicionamiento físico si cada día, cada etapa se convierte en un pequeño logro en el camino hacia nuestro objetivo.

La escalera empieza en nuestro estado actual habitualmente sedentarismo y falta de actividad física acompañados de sobrepeso, flacidez y una pobre condición cardiovascular.

Comenzando a Entrenar
El primer peldaño es “quitarse el óxido”, comenzar a movernos, la intensidad del ejercicio así como la duración no serán muchos y el dolor muscular aparecerá pronto, NO ABANDONES el dolor pasará y dará paso a músculos más flexibles y fuertes, recuerda que ese dolor es la consecuencia de rigidez de los tendones y ligamentos, músculos poco efectivos en su metabolismo y un flujo de sangre subóptimo durante las primeras fases del ejercicio; conforme pasen los días los ligamentos retomarán su flexibilidad, los músculos activarán sus vías metabólicas al máximo y la microcirculación abrirá caminos para que los músculos reciban un aporte sanguíneo mayor.

Luego de esta etapa de dolor subimos un peldaño más, ahora el enemigo a vencer es nuestra Acondicionamiento Cardiovascularcondición cardiovascular; no podemos pasar del sillón a ser un atleta olímpico en un dos por tres, nuestro sistema cardiovascular necesita tiempo para lograr el bombeo de sangre efectivo durante el desempeño físico a la vez que nuestros pulmones incrementan su efectividad en el intercambio gaseoso, conforme esto sucede aumenta nuestra resistencia y nos vamos preparando para la siguiente etapa; hasta este momento la pérdida de peso es imperceptible y se debe especialmente a la pérdida de líquidos.

Llegamos al tercer escalón, ya nuestro sistema luego de algunas semanas de duro entrenamiento está listo y a punto para empezar el verdadero reto el Acondicionamiento Aeróbico, actividades que pueden variar en intensidad pero que en general se caracterizan por ser sostenidas en el tiempo, es decir, se trata de entrenamientos donde el ejercicio se mantiene durante períodos de tiempo mínimo de 30 minutos; aquí los músculos Ejercicio Aeróbico - Rutinas Cardiovascularesconsumen grandes cantidades de oxígeno, se comienza a quemar grasa y ya la pérdida de peso comienza a ser evidente, han pasado por lo menos 3 MESES desde que iniciamos; la diferencia entre el acondicionamiento cardiovascular y el ejercicio aeróbico es la intensidad, en el primero se va “poco a poco” para ir logrando cada vez más resistencia la cual una vez conseguida nos permite mantener un esfuerzo moderado a intenso por bastante más tiempo lo cual da como resultado la pérdida de los depósitos de grasa.

En este punto muchos ya están satisfechos y pueden mantenerse indefinidamente allí; buena condición cardiovascular sin exceso de grasa, tensión arterial normal y niveles de colesterol óptimos; ¡NO ESTA NADA MAL! pero ¿por qué parar? sigamos escalando al cuarto peldaño: El Ejercicio Anaeróbico.

Durante el ejercicio anaeróbico se realiza un esfuerzo físico muy intenso durante un período corto deEjercicios Anaeróbicos - Rutinas con Pesas tiempo con varias repeticiones de la secuencia durante la sesión, es el típico entrenamiento con pesas, el objetivo de este ejercicio es ganar fuerza y masa muscular, es posible un incremento de peso pero esta vez será a expensas de tejido muscular (masa magra) que a su vez consumirá más oxígeno y energía durante el ejercicio aeróbico (el ejercicio aeróbico no se debe abandonar una vez que se pasa al ejercicio anaeróbico ¡SON COMPLEMENTARIOS!) evitando que se generen nuevos depósitos de grasa.

Ya ha pasado un año al menos desde el inicio del programa de entrenamiento y si se han cumplido todos los pasos llegamos al último peldaño de la escalera, un programa de mantenimiento integral que incluye un adecuado calentamiento (equivalente a los peldaños uno y dos); una rutina aeróbica (trotar, nadar, escalar, bicicleta, spinning, etc) y una rutina con pesas; llegado a este punto nuestro cuerpo estará apto para afrontar los retos del día a día manteniéndose en condiciones óptimas, habremos alcanzado nuestra meta y si queremos podemos comenzar a subir otra escalera: El Acondicionamiento para Competir … pero eso lo dejaremos para más adelante.

Escalera del Acondicionamiento Físico